MariconeriasmiasMariconeriasmías de Diego López Bruzual es un libro insurgente. Y no lo es por su título, ni por sus ilustraciones. Lo es porque el personaje-autor se atreve a ser, sin tapujos, y a vivir todo eso que es. Está contento y está triste y se queja y celebra y se enamora y llora también y es una nube y es suelo y es cualquier cosa que se le ocurra. En una época marcada por el peso de la apariencia, Diego López Bruzual escribe cuanta mariquera se le pasa por la cabeza y el alma. Habla también de política, de Venezuela, del cosmos, de la locura.

Influido por Duane Micheals —ese fotógrafo de las secuencias, los montajes y las apariciones—, Mariconeriasmías (que es poesía y es narración y es ilustración y desde allí también se opone a ser encasillado, delimitado) cumple con aquello que Ginsberg le pedía a los escritores: hablar con la musa como se habla con los amigos. El muso de Diego no es complaciente, no es sumiso; está vivo, vivo como un fuego artificial. Todo lo que nos cuenta aquí son mariqueras suyas: las mariqueras más importantes y más abismales de existir.


Compra en Ígneo